China y su desplome accionario

Captura-de-pantalla-2015-09-01-a-las-16.01.29

Las acciones chinas padecen una venta masiva a pesar de las garantías de Pekín de que la crisis se acercaba a su fin. El Shanghai Composite cerró el lunes con una baja de 2.

Según López Gálvez, “se había creado una burbuja tremenda y, como todas las burbujas, un día terminan por explotar”. Este analista recuerda que, pese a las caídas del último mes, el índice de la Bolsa de Shanghai aún está en positivo, debido al fuerte repunte que experimentó durante la primera mitad del año.

Para hacerse una idea de la magnitud de esta “burbuja”, de junio de 2014 a junio de 2015 el Shanghai Composite tuvo una revalorización del 154%, es decir, más del doble. Así, nos encontramos que “muchas acciones cotizan con valoraciones excesivas en relación al beneficio que generan, tienen niveles PER muy altos”, apunta el analista de Selfbank.

Como se llegó al desplome de China

“Con el banco central bajando tipos, la rentabilidad que ofrecen los depósitos y la renta fija les parecía poco, de ahí que invirtiesen en bolsa”, explica. De esta manera, “cada vez eran más los particulares que se abrían cuentas de bolsa e invertían sus ahorros (y el dinero que les prestaba el banco) con la expectativa de que el mercado de renta variable siguiese subiendo”.

“Las caídas en picado se producen por varios factores: inversores recogiendo beneficios, efecto pánico a que sigan las bajadas, bancos cerrando posiciones de sus clientes para poder recuperar lo máximo posible del dinero que les habían prestado, etc.”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *