5 lecciones de Malcolm Gladwell para emprendedores

Práctica

Una vez que un músico es admitido en cualquiera de las escuelas superiores de música, la cosa que distingue a un intérprete de otro, es cuanto uno se esfuerza. Para ser el mejor no solo hay que esforzarse más que los demás, hay que esforzarse muchísimo más. La práctica no es lo que hacés cuando ya sos bueno, la práctica es lo que te lleva a ser bueno.

Coraje

El coraje no es lo que dá valor cuando la situación es difícil, el coraje es lo que uno descubre que tiene después de pasar por esas situaciones y percibe que en realidad no era tan duro.

Realización

La autonomía, la complejidad y la conexión entre esfuerzo y recompensa son las cosas que un trabajo tiene que tener para ser satisfactorio. Lo que importa no es cuanto dinero uno hace de 9 a 17, lo que importa es cuanto uno se realiza.

Innovación

Los innovadores deben ser contestatarios. No en un sentido negativo, sino que son personas que pueden tomar riesgos sociales, hacer cosas que otros desaprueben. La sociedad puede ser muy dura con gente así. Los seres humanos están programados para buscar aprobación en lo que hacen. Las ideas transformadoras y radicales tienden a confrontar el status quo.

Oportunidad

Estamos tan acostumbrados a los mitos sobre lo mejor y lo más brillante y lo auto-producido que nos creemos que las oportunidades nacen naturalmente de la tierra. Las lecciones que dejan las historias de los grandes emprendedores no es que hayan sido genios de los negocios, sino que si las mismas oportunidades se hubieran presentado a miles de personas, habría muchos más genios de negocios por ahí.

Citas de Malcolm Gladwell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *