El teclado QWERTY y el mal diseño

dvorak vs qwerty

La mayoría de las computadoras de la tierra tienen un teclado QWERTY. Y aunque muchos de los chicos hoy aprendiendo a escribir en el teclado de su computadora no lo saben. El QWERTY fue diseñado para ser el peor teclado posible.

Porque el QWERTY es el peor teclado que existe

El QWERTY fue diseñado para que los martillos de las máquinas de escribir, que hoy en día ya no se usan, no se entreverasen al teclear demasiado rápido y quedaran enganchadas entre ellas como habitualmente sucedía y como recordará cualquiera que usase alguna vez una máquina de escribir previo a la era electrónica. El diseño de este teclado, hacía que nadie pudiera escribir tan rápido, es decir, para solucionar un problema de diseño de hardware se implementó una solución que fue hacer que todos los teclearan lo hicieran lo más lento posible.

Cuando los fabricantes de computadores y telex y máquinas de escribir electrónicas sacaron al mercado sus diseños, había quedado atrás la necesidad de teclear en QWERTY pero el público se negaba a aprender otro sistema porque ya tenían ese.

Por más que IBM tuviera modelos con teclados optimizados y bolas de metal que imprimían más rápido de lo que uno podía teclear sin entreverar martillos, la gente aún así quería QWERTY porque era lo que conocían.

Hoy en día cuando los niños del mundo teclean en las computadores de sus padres lo hacen en el periférico con menos innovación y avance de la historia de la computación, en un invento que fue diseñado para hacer difícil la tarea de escribir. Y todo por un invento que solo van a ver en museos y que pertenece a la era pre-digital.

Cual es la alternativa al QWERTY

El DVORAK es el diseño de teclado que permite teclear 60% más rápido que el habitual QWERTY con un sistema de teclas optimizado para velocidad.

Normalmente lleva a alguien 3 meses volver a teclear en DVORAK igual de rápido a lo que lo hacía en QWERTY, pero nadie quiere comprometer ese tiempo.

Cuando puede que avancemos en este sentido?

Nuestra única oportunidad de acelerar las comunicaciones y la producción escrita es la popularización de la “voz-a-texto”. Cuando en los 90 IBM lanzó el “Simply Speaking”, era una maravilla de sistema que permitía hacer con la voz todo lo que uno habitualmente hacía con el teclado.

El problema de su adopción era que nadie quería pasar el periodo de entrenamiento que requería para adaptarse y funcionar perfecto, el cual solo llevaba un mes. Recién hoy sistemas como Siri y Google Voice y otros están dando reconocimiento de voz con buena calidad sin entrenamiento previo.

Puede que pronto ya no necesitemos teclados, dejemos que la primera generacion de usuarios de Google Glass nos cuente sus experiencias.

En todo caso, este es un ejemplo de como a veces las soluciones simples luego complican todo, como la dependencia del petróleo, como el model del copyright, como el proyecto PRISM.

Cada vez que implementamos una solución debemos tener claro como va a ser el ciclo de vida de la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *