Como hacer una proyección financiera

Proyección financiera

La idea es poder trazar los conceptos generales acerca de como hacer una proyección financiera. Hay mucha gente que cree que tratar de predecir cuanto va a ganar una empresa y cuanto del mercado acaparará, es una locura digna de llamarse de prestidigitación o futurismo. Y es cierto, pero eso no quita que sea buena idea hacer una si vamos a presentar nuestra idea a potenciales inversores.

¿Porque es importante contar con una proyección financiera?

El propósito de crear una proyección financiera excede la necesidad de saber cual va a ser el futuro económico de la empresa. Muchas veces es solo un artilugio de los inversores para saber que tanto entendimiento en materia de finanzas tiene alguien a quien le van a asignar parte de las suyas. Los emprendedores visionarios habitualmente creen que las proyecciones son tonterías, así que inventan unos números que se vean lindos, y presentan eso.

El emprendedor intensivo en cambio enumera hasta el gasto en licencias de windows que va a tener para los próximos cinco años, y estima cuando Microsoft dejará de darle soporte a Windows 7. El emprendedor visionario por ello debe confiarse más en su poder de convencimiento y en su carisma y actitud, pero debe estar seguro de poder transmitir la misma impresión financiable en cada ocasión.

Generar una buena proyección financiera permite que cualquiera con el mínimo entendimiento de empresas sin siquiera mirar al emprendedor, sepa si vale la pena darle dinero. Por eso nuestro plan y nuestra proyección debe ser capaz de contar la historia que contaría el emprendedor si pudiera dar un discurso para captar capital.

La proyección financiera debe ser creíble

La verosimilitud de la propuesta es clave. No basta con completar una grilla de números que refuercen nuestra visión, debemos poder hacerlo creíble. Recordemos que estamos hablando de adivinar el futuro, y por eso, debemos poder contestar preguntas como estas:

¿Se balancean los requerimientos de capital con las proyecciones que tienen elaboradas?
¿Cuantos clientes tienen que firmar para generar las ganancias proyectadas?
¿Cuanto tiempo y dinero lleva adquirir un cliente para esta empresa?
¿Cuales recursos serán necesarios para dar soporte a los clientes?
¿Cuanto habrá que gastar para poder ser mejores que la competencia en el producto o servicio ofrecido?

La manera de responder a estas preguntas en una planilla de Excel es poner, por un lado el resumen de proyecciones para cada mes, en una fila el ingreso de divisas, en otra los gastos, luego la resta para obtener la ganancia en la tercera fila y otra para las inversiones recibidas. Esto lo hacemos para cada mes en una columna siguiente infinita hasta el momento que ya no sea necesario ( probablemente nunca).

En otra sección las métricas que elegimos. Pueden ser filas que representen estimados para Nuevos Usuarios en una fila, renovaciones en otra, y el promedio mensual de tarifa para multiplicar lindo.

Esto como mínimo. Con el tiempo podemos agregar granularidad y podemos amplificar las categorías para que abarquen a los diferentes departamentos de la empresa, podemos también cuando tengamos activos, incluir sus depreciaciones o los costos de operativos seccionados por departamentos.

La complejidad que puede ir tomando la proyección inicial siempre va a depender de la complejidad del negocio que estemos armando, y eso puede cambiar con el tiempo ya que hasta nuestra visión cambia.

La claridad es importante en la proyección financiera

Cuanto más específico y más claridad tenga la proyección financiera mejor. Lo ideal es que cada sección mantenga la coherencia, y que en los últimos renglones de cada sección, se cierre el balance de la proyección a modo de decirnos cuando estaremos perdiendo o ganando por més para que nuestra idea de negocios se haga realidad.

A medida que construímos la proyección financiera, vamos a tener oportunidades introspectivas muy importantes y puede que cambie todo a partir de allí. Al igual que el diseño del modelo de negocios, o del plan de negocios, la proyección financiera encierra y da forma al conjunto de ideas que queremos transmitir y hacer realidad.

Para tener una idea de que tan realista, optimista fantasiosa es nuestra proyección financiera, lo mejor es consultar las de otras compañías, similares a la nuestra que hayan hecho el trabajo necesario para cotizar en bolsa y ver lo que han publicado en sus estados financieros. Es un mundo muy competitivo y la primer razón por la que las empresas cierran es porque se ha terminado el dinero, la otra gran razón es por la imposibilidad de hacer crecer los ingresos a mayor velocidad que los costos.

Para hacer una buena proyección financiera, lo más pesimista posible no evita caer en trampas que no habíamos considerado antes y sin duda que además de lo beneficioso del ejercicio y del entendimiento que nos dá. También es una gran manera de decirle tus inversores “miren, lo hemos calculado” y “financieramente es rentable nuestra idea”.

Hay que ser pesimista en la proyección financiera para no tener que volver a pedir más dinero

Esto es una idea para repetirse a uno mismo siempre que se sale a captar capital. No hay nada peor que volver con las manos vacías y sin lo que prometimos a pedir más dinero ahora con otra promesa devaluada. El mantra vendría a ser “Se pesimista con tus cálculos, pero optimista con tus aspiraciones”. Y acuérdate de pagarte a ti mismo.

Por Felix Maximiliano Obes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *