La recapitalización de la banca europea

En el centro de la recesión europea se encuentran graves problemas de capitalización de muchos bancos. Hasta hace relativamente poco tiempo este problema no había sido enfrentado excepto en las situaciones más extremas, ya que la inyección de dinero gubernamental forzaría a los directivos de los bancos a ceder parte del control que ostentan sobre ellos, algo que muchos consideraban inaceptable.

En el centro de la recesión europea se encuentran graves problemas de capitalización de muchos bancos. Hasta hace relativamente poco tiempo este problema no había sido enfrentado excepto en las situaciones más extremas, ya que la inyección de dinero gubernamental forzaría a los directivos de los bancos a ceder parte del control que ostentan sobre ellos, algo que muchos consideraban inaceptable.

Sin embargo las continuas inestabilidades bursátiles sumadas a la mala calificación que Moody´s le asigno a bancos británicos, españoles y portugueses y el riesgo de quiebra que muchas de las instituciones bancarias más importantes de la Unión Europea han experimentado durante meses, han forzado a los gobiernos a intervenir para evitar una profundización de la recesión.

¿Funcionará esto a largo plazo? Nadie se atreve a decirlo con seguridad pero las bolsas han respondido de forma más que positiva a estos anuncios, ya que no solo garantizan la solvencia de muchos bancos sino que también suponen la aparición de medidas de control más estrictas sobre sus actividades.

Control y orden

Con los gobiernos involucrados activamente en la administración de los bancos (en muchos casos poseen un interés que les garantiza el control), las prácticas que llevaron a la recesión en primer lugar parecen mucho más controlables.

Varios economistas habían sugerido que recapitalizar la banca era el primer paso para salir de la crisis, pero esta medida no ha sido adoptada universalmente para todos los bancos con problemas de liquidez, algo que resultaría poco práctico por la inmensa cantidad de dinero que requeriría pero que podría volverse más necesario si la recesión continúa profundizándose.

Otro elemento a tener en cuenta es que la recapitalización de la banca debe ir acompañada por medidas para estimular el consumo y generar empleo, algo que muchos gobiernos europeos parecen renuentes a hacer, dado que siguen enfrascados en una política de recortes y austeridad.

Sin embargo las fuertes advertencias combinadas del secretario del tesoro norteamericano Timothy Gethner y el director del FMI han ayudado a que muchos líderes se den cuenta que es necesario gastar para salir de la recesión.

Esos gastos podrían ser mucho más de lo que las debilitadas economías de muchos países pueden tolerar pero no parece haber otra solución luego de que cada semana las bolsas continúen desplomándose luego de varios días de tranquilidad y de que la situación social a lo largo del a Unión Europea se va volviendo cada vez más tensa y preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *