Apple: ¿Hay vida después de Steve Jobs?

Jobs había cedido el liderazo de Apple al muy competente Tim Cook en Agosto pasado y el valor de las acciones de la compañía se mantuvo estable. Incluso la muerte de Jobs, anticipada hace largo tiempo debido a su delicado estado de salud no pareció afectar la confianza de los inversores en la segunda compañía privada más valiosa del mundo.

El fallecimiento de Steve Jobs el pasado 5 de Octubre sacudió al mundo empresarial y también al público en general, causando un enorme estupor entre los cientos de millones de seguidores de Apple y sus productos. No era para menos, la figura de Jobs se había vuelto tan mítica entre sus seguidores en los últimos años que muchos lo consideraban como uno de los grandes genios del siglo XX y XXI.

Jobs había cedido el liderazo de Apple al muy competente Tim Cook en  Agosto pasado y el valor de las acciones de la compañía se mantuvo estable. Incluso la muerte de Jobs, anticipada hace largo tiempo  debido a su delicado estado de salud no pareció afectar la confianza de los inversores en la segunda compañía privada más valiosa del mundo.

Sin embargo la presentación del Iphone 5 en Octubre pasado demostró como la ausencia de Jobs ha comenzado a afectar las decisiones de la empresa, la cual no logró impresionar al público como en años anteriores. El 2011 ha sido un año complejo para la empresa, quien al no contar con la clara dirección de su famoso CEO ha quedado ligeramente a la deriva.

Un nuevo comienzo

Muchos se han apresurado a declarar que Apple nunca volverá a sus días de gloria sin la visión de Jobs y parece difícil disputar esa afirmación. Sin embargo el modelo de Jobs continúa presente en gente sumamente capaz de perpetuarlo pero que quizá no tenga el poder ni la determinación suficiente como para seguir esas ideas.

Un ejemplo claro de esto fue la desastrosa presentación del Iphone 5, que no incluyó prestaciones nuevas que valiesen la pena para los usuarios y que incluso los más ardientes admiradores de los productos Apple tuvieron problemas en defender.

La presentación del nuevo Iphone corrió de la mano de Tim Cook, que si bien hizo un esfuerzo digno, quedó muy opacado por la omnipresente sombra de Jobs que era capaz de pasar semanas ensayando cada movimiento de su presentación y gastar cientos de miles de dólares para crear algo sumamente memorable.

¿Es esto un bache para Apple o la señal ineludible de que sus días legendarios han terminado? Es muy pronto para saltar a esas conclusiones pero es innegable que alguien deberá ser capaz de mantener vivo el espíritu de Jobs, que empujaba a crear visiones individuales a través de la combinación de talentos colectivos en vez de tomar un decisión lenta y homogénea por comité.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *