¿La recesión llega a America Latina?

El cobre ha perdido un 25% de su valor desde Febrero, algo sumamente preocupante para varios países, entre ellos Chile, ya que esta exportación es uno de los pilares de su economía. La soja mientras tanto ha bajado un 16% en un mes, algo preocupante para Argentina que obtiene gran parte de sus ingresos de la exportación de este producto.

El enlentecimiento de la economía China, sumada a la recesión que afecta a Europa y Estados Unidos parecen estar finalmente afectando a America Latina, que se había mantenido relativamente libre de estos problemas gracias a los altos precios de sus materias primas. Sin embargo una caída de las cotizaciones de la soja y minerales tales como el oro y el cobre amenaza con causarle serios problemas a la economía de la región.

El cobre ha perdido un 25% de su valor desde Febrero, algo sumamente preocupante para varios países, entre ellos Chile, ya que esta exportación es uno de los pilares de su economía. La soja mientras tanto ha bajado un 16% en un mes, algo preocupante para Argentina que obtiene gran parte de sus ingresos de la exportación de este producto.

Brasil ya había tomado medidas para protegerse de una situación como esta, reduciendo su gasto público, bajando los tipos de interés y preparándose para una devaluación controlada que le permita mantener su competitividad y evitar que la inflación se eleve desmesuradamente.

Advertencia para el futuro

La principal razón de esta caída está en el enlentecimiento de la economía china que ha empezado a reducir las imponentes exportaciones que ayudaron a crear años de enorme prosperidad para América Latina y también se deriva de la débil recuperación económica de Estados Unidos.

La combinación de estos factores hace que sea necesario revisar las estimaciones de crecimiento y prepararse para más descensos en los precios, que podrían desencadenar una recesión regional sumamente importante.

La única manera adecuada de prepararse para una situación así es incrementando el ahorro, reduciendo los gastos y buscar nuevos mercados para canalizar la producción. Mientras tanto los gobiernos deberán encontrar nuevas fuentes de ingresos y no caer en el círculo vicioso de nuevos impuestos y recortes de gastos que ha paralizado a gran parte de Europa.

Lamentablemente esta situación deja en evidencia la enorme dependencia y vulnerabilidad de America Latina ante cualquier tipo de turbulencia económica, ya que aún no ha alcanzado la capacidad industrial suficiente como para no temer a los azares del mercado y librarse de su rol de exportador de materias primas.

Esperemos que la situación sea sostenible ya que de lo contrario grandes desdichas se acercan para esa compleja tierra y para sus habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *