Cómo retener a los clientes

Cualquier negocio exitoso requiere mucho más que encontrar clientes e interesarlos en sus servicios sino que también exije lograr que sigan eligiendo lo que les ofrecemos. Por eso hoy les hablaré de cómo retener a los clientes. Primero que nada deben conocer a su competencia, saber en que se diferencian de ustedes y que pueden hacer distinto.

Cualquier negocio exitoso requiere mucho más que encontrar clientes e interesarlos en sus servicios sino que también exije lograr que sigan eligiendo lo que les ofrecemos. Por eso hoy les hablaré de cómo retener a los clientes. Primero que nada deben conocer a su competencia, saber en que se diferencian de ustedes y que pueden hacer distinto.

También recuerden que la atención al cliente debe ser respetuosa, atenta y sumamente cuidadosa en los detalles, quedando en manos de un representante comercial que sepa manejar adecuadamente estos aspectos del vínculo. Esa persona debe tener mucha paciencia, ya que es posible que los clientes resulten exigentes e incluso irracionales en algunos momentos, por lo que se deberá ser flexibles y creativos para solucionar los restos que surjan.

Incluso si se tiene una amplia cartera de clientes, no se debe descuidar ninguno, ya que los vaivenes del mercado son tan complejos e impredecibles que nunca sabemos cuando vamos a perder uno, volviendo a los restantes aún más necesarios.

Anticipar necesidades

Cada mercado tiene características propias y es vital comprenderlas al igual que mantenerse constantemente actualizados y saber anticipar las necesidades de los clientes. Esto puede implicar viajes para capacitar al personal, adquirir nuevos equipos o simplemente estar al tanto de las nuevas tendencias y arriesgarse a tratar de imponerlas antes que ninguno de sus competidores.

La decisión no es simple y puede resultar costosa, pero aún más costoso puede terminar siendo no realizar esos gastos cuando es necesario hacerlos. Lamentablemente incluso los managers con más experiencia pueden no tener una visión completa de la situación y por eso siempre es importante dejar abierta la ventana a las recomendaciones de todo el personal, quien podría tener una perspectiva distinta y muchas veces inesperadamente acertada.

Otro elemento esencial es estar en permanente comunicación con los clientes, construyendo una relación profesional pero que también los haga sentir como parte de la empresa y sus empleados. Eso no significa que el trato deba ser excesivamente coloquial ni irrespetuoso pero tampoco demasiado frío y solemne.

Cada cliente es único y conocer bien sus necesidades es vital para saber responder adecuadamente a ellas. Sin embargo es lógico que puedan cometerse errores, los cuales deben ser enmendados lo antes posible para evitar un daño permanente en la relación con el cliente.

Finalmente es vital que el cliente siempre tenga una vía de comunicación abierta y que pueda transmitir sus necesidades de forma rápida, obteniendo una respuesta clara lo antes posible. Todos estos elementos nos ayudarán a que nuestros clientes se sientan bien tratados y vean que su confianza en nosotros no es inmerecida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *