Cumpleaños de empleados: ¿Distracción o deleite?

Celebrar el cumpleaños de los empleados puede sonar como algo simple, pero en realidad puede convertirse en un evento complicado y desmoralizante si no se maneja adecuadamente ya que puede crear una imagen de insensibilidad y desinterés por parte del manager a cargo quien también tiene el dilema de mantener la productividad alta ese día.

Celebrar el cumpleaños de los empleados puede sonar como algo simple, pero en realidad puede convertirse en un evento complicado y desmoralizante si no se maneja adecuadamente ya que puede crear una imagen de insensibilidad y desinterés por parte del manager a cargo quien también tiene el dilema de mantener la productividad alta ese día.

Afortunadamente existen varias posibilidades para evitar problemas y mostrar interés y aprecio en este día. Una posibilidad es ofrecerle que se tome el día libre con goce de sueldo si así lo desea, dándole la libertad de pasarlo con quien prefiera. Esto requerirá un poco de confianza con el empleado ya que probablemente muchos no se atrevan a hacerlo por miedo a ofender o parecer vagos.

Otra posibilidad es realizar una celebración en la oficina, luego de culminado el horario de trabajo ofreciendo a los que deseen la posibilidad de asistir. Esto también presenta inconvenientes ya que muchos querrán irse para sus hogares pero quizá se queden temiendo parecer descorteses.

¿Cumpleaños feliz?

Una fiesta corta, durante el horario laboral podría ser la solución ideal para aquellos grupos de trabajo demasiado grandes y ocupados como para tomarse más tiempo aunque también puede parecerle insensible y poco considerada al homenajeado.

Aquí entra en juego nuevamente la motivación que ya mencioné anteriormente ya que cada empleado reaccionará distinto a cada tipo de evento y si bien algunos preferirán pasar el día en su casa y otros realizar una celebración con sus compañeros de trabajo, siempre es conveniente una pequeña muestra de aprecio hacia su trabajo y su persona.

Otros recomiendan una comida con ciertos miembros de su equipo de trabajo fuera del horario laboral, pero esto puede resultar muy costoso y ofender a aquellos que no fueron invitados. Como verán, hay mucho que considerar para realizar un festejo que no se salga del presupuesto y que no cause posteriores problemas en la dinámica del equipo de trabajo.

En lo que respecta a obsequios ustedes deberán decidir si consideran apropiado hacer uno o no, ya que realmente no hay nada que lo impida pero tampoco que lo estimule. Si sus compañeros de trabajo deciden ofrecer un obsequio de su parte, intenten colaborar en lo posible con su adquisición.

También puede que el cumpleañero no quiera festejo alguno, por lo que les recomiendo hablar con él/ella antes de hacer el anuncio de la fecha, evitando complicaciones innecesarias de antemano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *