Cajas fuertes: Seguridad oculta

Para los que acostumbran guardar dinero o valores en su hogar, una caja fuerte, también conocida como caja de seguridad, es una opción que deberían considerar para resguardar mejor sus valores. Lo lógico sería almacenar todo lo valioso en un cofre de seguridad en la bóveda de un banco, pero para aquellos que necesitan guardar dinero en su casa, incluso por períodos cortos de tiempo, una caja fuerte es la opción ideal.

 

Para los que acostumbran guardar dinero o valores en su hogar, una caja fuerte, también conocida como caja de seguridad, es una opción que deberían considerar para resguardar mejor sus valores. Lo lógico sería almacenar todo lo valioso en un cofre de seguridad en la bóveda de un banco, pero para aquellos que necesitan guardar dinero en su casa, incluso por períodos cortos de tiempo, una caja fuerte es la opción ideal.

Sin embargo no basta con adquirir una buena caja, que puede operar con distintos tipos de cerradura ya sean de combinación, llave, ambas o muchas otras opciones, sino que hay que posicionarla adecuadamente para que no esté en un área del hogar susceptible a ser observada por ojos indiscretos o ser descubierta por accidente.

Lo más importante es elegir una zona a la que la menor cantidad de personas posibles tenga acceso, que no contenga ventanas ni ningún tipo de abertura al exterior y que esté colocada en una forma fácilmente disimulable que permita ocultar su existencia a desconocidos.

Discreción y orden

Un buen ejemplo es un armario que tenga suficiente espacio en la pared para incluir la caja y que esta pueda ser luego cubierta por un cajón que funcione de forma normal, siendo removido solamente para introducir o extraer valores de la caja.

Cada hogar presenta oportunidades distintas, pero lo más importante es que la caja no sea descubierta por aquellos miembros de la familia que no entienden su verdadera importancia, tales como los niños, que podrían comentar su existencia a aquellos que no deben ya que no comprenden bien las consecuencias que esto podría tener.

Otro elemento importante es que las capacidades de la caja deben calcularse previamente antes de iniciar su uso, ya que no es conveniente que quede sobrecargada. Su instalación debe estar a cargo de un profesional de seguridad con buena reputación y discreción probada, ya que será el quien sepa donde se debe esconder.

También recuerden que la caja fuerte no reemplaza a un banco, y que en caso de incendio o algún otro desastre, es muy probable que su seguro no cubra las pérdidas, a diferencia de lo que ocurriría con una institución bancaria plenamente acreditada.

Más que nada, recomiendo usar el sentido común a la hora de adquirir, instalar y operar la caja fuerte, ya que puede ser un elemento invaluable para darle más tranquilidad a sus operaciones financieras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *