Deuda externa Estadounidense: ¿Recortes y Reformas?

Las reformas que Obama propone incluyen recortar decenas de miles de millones de dólares en gastos del gobierno federal, eliminar huecos legales que permiten la evasión de impuestos y que son aprovechados por las grandes corporaciones y aumentar las contribuciones hechas por el segmento más rico de la población.

Estados Unidos se encuentra en una posición crítica con respecto a su deuda externa ya que debe levantar el límite legal del déficit para que el gobierno pueda seguir operando. Es muy poco probable que no se logre esto, aunque los sectores republicanos del gobierno se opogan a las propuestas sugeridas por el partido demócrata al cual pertenece el presidente Barack Obama.

Las reformas que Obama propone incluyen recortar decenas de miles de millones de dólares en gastos del gobierno federal, eliminar huecos legales que permiten la evasión de impuestos y que son aprovechados por las grandes corporaciones y aumentar las contribuciones hechas por el segmento más rico de la población.

Esto ha encontrado una férrea resistencia de los sectores republicanos, que se oponen completamente a nuevos impuestos y quieren seguir reduciendo el tamaño del gobierno federal  al cual consideran innecesariamente grande. Parece muy poco probable que se mantengan en su posición de no permitir extender el límite ya que esto tendría consecuencias nefastas a corto y largo plazo para la economía norteamericana y mundial.

Cambios inevitables

Aun así la economía estadounidense continúa estando peligrosamente débil casi tres años después del inicio de la mayor crisis económica desde 1929 y las perspectivas de crecimiento se han visto sumamente reducidas a medida que China e India comienzan a mostrar un inevitable enlentecimiento económico.

La transición del poder económico de Europa y Estados Unidos hacia Asia y América Latina comienza a ser cada vez más notoria y esto provocará un vacío de poder en el liderazgo económico del planeta que eventualmente concluirá con el reemplazo de USA por parte de otra potencia al frente de la economía global (China es el único candidato por el momento).

Mientras tanto el déficit continúa siendo la única forma de continuar manteniendo viva la economía norteamericana la cual parece estar concentrándose cada vez en la producción de servicios y perdiendo la iniciativa en lo que concierne a maquinaria pesada, automotores y otras exportaciones que pueden ser elaboradas de forma mucho más económica en países que no exigen las mismas prestaciones para los trabajadores.

Aun así Estados Unidos está muy lejos de estar caído aunque parece poco probable que logre vencer las divisiones internas que continúan haciendo que el país sufra en el terreno económico y le impiden recuperar la iniciativa que supo tener durante gran parte del siglo XX hasta convertirse en la primer potencia económica del planeta.

Para que la economía mundial se estabilice es necesario que el país más rico de todos este en calma, con una moneda fuerte y restaure la confianza de los inversores y los mercados ya que de lo contrario será muy difícil encontrar un líder y una moneda capaces de centralizar la economía tal como el dolar norteamericano lo ha hecho desde hace décadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *