Estados Unidos: ¿Gigante Caído?

La economía de Estados Unidos continúa siendo la primera del mundo pero muchos ven contados los días del predominio norteamericano que anticipan será superado por China en los próximos diez años. La devastación sufrida por Japón en el terremoto de comienzos de año y el aparentemente imparable crecimiento de la economía china parecen haber resignado a muchos a ver a la primer potencia económica mundial perder su predominio luego de casi 60 años de liderazgo indiscutido.

La economía de Estados Unidos continúa siendo la primera del mundo pero muchos ven contados los días del predominio norteamericano que anticipan será superado por China en los próximos diez años. La devastación sufrida por Japón en el terremoto de comienzos de año y el aparentemente imparable crecimiento de la economía china parecen haber resignado a muchos a ver a la primer potencia económica mundial perder su predominio luego de casi 60 años de liderazgo indiscutido.

Sin embargo algunos no son tan rápidos en cerrar el ataúd de la economía estadounidense, que aún se esta recuperando de los efectos de la brutal crisis del 2008 y que hasta el día de hoy lucha por generar nuevos empleos y reactivar el consumo. Las razones para esto son varias, entre ellas que el país se encuentra atravesando profundas reformas económicas y políticas de la mano de Barack Obama, muchas de las cuales tardarán años en mostrar sus efectos pero que podrían modificar substancialmente el futuro económico del país.

Sin embargo la diferencia entre los PBI de ambos países es tan enorme que hay varios años para que Estados Unidos le de la vuelta a su situación económica y comience a reconstruir sus industrias al igual que sus infraestructuras sociales. El primer problema parece ser la deuda externa, que continúa creciendo a un ritmo acelerado  y que muchos ven como necesaria para financiar la recuperación económica.

Caído pero no derrotado

Los problemas económicos de Estados Unidos también se han visto exacerbados por la debilidad de su moneda, el dólar, la cual muchos ya no ven como sólida, optando por otro, euros o incluso el yuan. Sin embargo es en el dólar donde podría estar la solución a muchos de los problemas del país, ya que al ser más barato podría incrementar las exportaciones, estimulando el consumo y ayudando a crear empleo.

La reforma de la banca y de Wall Street también son esenciales para un mejor funcionamiento del sistema económico ya que debido a la falta de regulación es que la primera potencial mundial se vio hundida en la peor crisis desde la gran depresión de 1929, cuyos efectos se sienten hasta el día de hoy.

Sin embargo el gran obstáculo que Estados Unidos debe vencer para poder reconstruirse económicamente son las divisiones políticas que consumen al país y que impiden llevar a cabo las tan necesarias reformas que le permitirían recuperar la confianza de los inversores y su competitividad a nivel mundial.

A diferencia de muchos fatalistas, agoreros y cínicos, les recomiendo que observen la evolución de la economía estadounidense y la china en los próximos años, sus proyecciones de crecimiento, su deuda externa y su capacidad para crear empleo y vean si ambos siguen los cursos que muchos han querido decretar que ocurrirán o si las cosas avanzan en una dirección algo distinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *